Fotografa Argentina Documenta Cáncer de Mama : The Picture Show Eleonora Ghioldi, una fotógrafa documentó su experiencia durante su tratamiento de cáncer de mama, reflexionando sobre el impacto del diagnóstico y su conexión con la fotografía

Una fotógrafa Argentina documenta su experiencia con cáncer de mama

Nota: Algunas imágenes tienen contenido gráfico.

Foto de la familia de Eleonora Ghioldi junto a una vela. Eleonora Ghioldi/The Breast Cancer Project hide caption

toggle caption
Eleonora Ghioldi/The Breast Cancer Project

Foto de la familia de Eleonora Ghioldi junto a una vela.

Eleonora Ghioldi/The Breast Cancer Project

Este proyecto fue creado por Eleonora Ghioldi, describiendo su experiencia a lo largo de su tratamiento de cáncer de mama. Para más proyectos de Eleonora, visita sus redes sociales.

"We have been sad long enough to make this earth either weep or grow fertile."

– Audre Lorde, The Cancer Journals

Eleonora después del proceso de mastectomía. Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project hide caption

toggle caption
Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project

Eleonora después del proceso de mastectomía.

Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project

Todas las mujeres de la familia de Eleonora que tuvieron cáncer. Los números que aparecen debajo de cada foto corresponden a la edad en que fueron diagnosticadas. María, la tía de la mamá de Eleonora, 70. Julia, la abuela de Eleonora, 79. Griselda, la mamá de Eleonora, 59. Coca, la prima de la mamá de Eleonora, 45. Mariana, la sobrina de la mamá de Eleonora, 50. Eleonora, 44. Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project hide caption

toggle caption
Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project

Eleonora al inicio de su tratamiento. Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project hide caption

toggle caption
Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project

Eleonora al inicio de su tratamiento.

Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project

"El cáncer de mama es la primera causa de muerte por tumores en mujeres, provocando 685,000 muertes por año en el mundo", leo.

"En Argentina se calcula que 1 de cada 8 mujeres que hayan alcanzado la edad de 80 años habrá desarrollado la enfermedad en algún momento de su vida." La cifra impacta, pero sigue siendo solo un dato más comparada con transitar la enfermedad en el cuerpo.

Notas acerca del tratamiento que Eleonora fue recabando durante esa época. Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project hide caption

toggle caption
Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project

Tuve cáncer, sí. Me cuesta todavía describir cómo se siente.

Cuando se habla de prevención del cáncer de mama, se habla de poder tocarse, de saber cómo, de romper con ese mandato que se nos impone desde la infancia y que dice que las niñas no deben tocarse, que está mal, escribe Eleonora. Pero la prevención es también autonomía sobre el propio cuerpo. Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project hide caption

toggle caption
Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project

De pronto, el mundo tiene fecha de vencimiento. Los primeros avances. El retroceso. El miedo de no estar para mis hijos. Mirar al pasado, conectar a través del tiempo con las que alguna vez nos precedieron en este dolor.

Eleonora durante su tratamiento. Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project hide caption

toggle caption
Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project

Hay un momento de silencio, a veces con un gesto de piedad, a veces con el tabú del cáncer, escribe Eleonora. El "que no se note" se convierte en una presión sobre los cuerpos que reciben tratamiento contra el cáncer, a menudo centrada en mandatos de belleza que poco tienen que ver con la salud. Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project hide caption

toggle caption
Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project

Las razones por las que las mujeres enferman son muchas, escribe Eleonora: el mantenimiento de una vida precaria, el uso de pesticidas que envenenan nuestros alimentos, la dificultad para llevar una vida sana, y muchas otras que aún desconocemos. Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project hide caption

toggle caption
Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project

El proceso de recuperación de Eleonora tras su mastectomía. Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project hide caption

toggle caption
Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project

Eleonora durante chequeos regulares. Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project hide caption

toggle caption
Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project

Conectar – (re)conectar – con el cuerpo. Mirarse al espejo, encontrarse en las cicatrices (o no). La medicina occidental en general y la oncológica específicamente, muchas veces se convierten en trayectos laberínticos para la mayoría de las personas. Eso afecta directamente a las decisiones sobre nuestros cuerpos y deseos.

Eleonora Ghioldi después de su mastectomía. Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project hide caption

toggle caption
Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project

La palabra del médico (así en masculino) se vuelve única e indescifrable. La corporación médica, complaciente con los mandatos patriarcales, apurando para que todo vuelva a hacer como antes, para borrar los vacíos y las marcas, para volver el cuerpo a la senda del deseo hegemónico. Hay un manto de silencio, a veces con un gesto de lástima otras veces con el tabú del cáncer. El "que no se note" se vuelve presión sobre los cuerpos que reciben tratamiento oncológico, muchas veces poniendo el foco en mandatos de belleza que tienen poco que ver con la salud.

El acompañamiento y el transitar la enfermedad como cada quien elija, son los pilares de este andamiaje Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project hide caption

toggle caption
Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project

También está la lucha que es lo que siempre nos da sentido frente a tanto dolor. Cuando hablamos de prevención de cáncer de mamas, hablamos de poder tocarnos, de saber cómo, de romper con ese mandato que nos imponen desde la infancia que dice que las nenas no se tocan , que eso está mal. La prevención también es autonomía sobre el propio cuerpo

Flores de la familia de Eleonora para mostrar apoyo durante el tratamiento. Eleonora Ghioldi /The Breast Cancer Project hide caption

toggle caption
Eleonora Ghioldi /The Breast Cancer Project

Flores de la familia de Eleonora para mostrar apoyo durante el tratamiento.

Eleonora Ghioldi /The Breast Cancer Project

No hay dos caminos iguales con el cáncer, es distinto para cada mujer. Este fue el mío. Mi cable a tierra fue la fotografía. Cada momento en el hospital tenía el propósito de ser documentado. Imágenes clandestinas, robadas. Que no deberían existir, como mi cáncer, pero que existen, están, son reales.

La fotografía ayudó a Eleonora a sobrellevar su tratamiento contra el cáncer. Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project hide caption

toggle caption
Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project

La fotografía ayudó a Eleonora a sobrellevar su tratamiento contra el cáncer.

Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project

El cáncer me cambió la vida, la fotografía me la salvó.

Las posibilidades son muchas y por eso es importante poner en palabras lo que ocurre alrededor de esta enfermedad tabú, escribe Eleonora. El acompañamiento y la forma que cada uno elige para afrontar la enfermedad son los pilares de este andamiaje. Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project hide caption

toggle caption
Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project

Las posibilidades son muchas y por eso es importante poner en palabras lo que ocurre alrededor de esta enfermedad tabú, escribe Eleonora. El acompañamiento y la forma que cada uno elige para afrontar la enfermedad son los pilares de este andamiaje.

Eleonora Ghioldi/Breast Cancer Project